Pray Dodaj, la limpiadora que tenía asignada la habitación de la cantante y que era una ferviente fan, aseguró :”Me llené de valor, llamé a su puerta para pedir un autógrafo pero fui rechazada por dos asistentes“, al siguiente día la despidieron.

Según relató la empleada, su jefe argumentó que su despido era “porque la señora Lopez se había quejado de ella, y su comportamiento inapropiado“, Pray Dodaj dijo desconcertada “Y todo por un autógrafo”.

El director del hotel, Cyrus Heydarian, apoyó la decisión de la empresa de limpieza insistiendo en que no tolera que sus empleados molesten a los huéspedes. “Ella ha actuado de forma contraria a nuestras condiciones y no ha respetado la privacidad de nuestros visitantes“.

Sin embargo, Jennifer Lopez asegura que no ha tenido nada que ver y que se ha enterado de la noticia mediante Twitter. Ha sido precisamente esta red social la que ha utilizado la cantante para desmentirlo: “Vamos, creí que me conocían mejor… Nunca haría que despidieran a alguien por un autógrafo. La primera noticia que he tenido de esto es por Twitter“, dijo la cantante.

EFE